CECAL

| Centro de Estudios de la Comunidad de Albarracín

Alberto Villén Pinilla: Una breve semblanza de lo privado y lo público

7 comentarios

“La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan;
si puedes recordarme, siempre estaré contigo.”
Isabel Allende, Escritora chilena.

Como homenaje póstumo a nuestro compañero Alberto Villén, iniciamos una nueva sección de nuestra página que llevará su nombre, cuyo fin será recoger textos y testimonios relacionados con su figura y su obra. Algunos serán inéditos, otros rescatados de diferentes fuentes. Queremos que sea una sección abierta a colaboraciones de autores independientes que quieran compartir con nuestros lectores textos relacionados fundamentalmente con su faceta literaria. Así mismo al pie encontraréis un un formulario de comentarios, donde podéis reflejar vuestras opiniones y/o ampliar el tema tratado en el artículo.

Es casi obligado empezar una sección como esta con un texto biográfico. Y si es uno escrito con el corazón por un amigo de toda la vida, tanto mejor que mejor.  El que compartimos a continuación fue leído por nuestro compañero, Juan Manuel Berges, durante el acto de presentación de la última obra del poeta oriolano, “Tintas y tintes. Desde el Tremedal”, publicada por CECAL el pasado invierno. Un retrato que desvela pasajes y aspectos biográficos del autor solo conocidos por sus amigos de la infancia y juventud, al tiempo que glosa su perfil como escritor, artista y poeta desde el cercano conocimiento de su trayectoria pública.

Baner_Presentacion_Tintas-y-tintes_Alberto_Villen

Una breve semblanza de lo privado y lo público

Definir brevemente la biografía de Alberto se me antoja complicado. Me quedo con tres perfiles que observé en él de niño.

Cuando formaba parte con mozas y mozos de un grupo de teatro que representaba obras cómicas en el antiguo cine.

Cuando diseñaba aquellos carteles llamativos invitando a la gente a asistir a los disputados y agónicos partidos de fútbol si el contrincante era Orea o Alustante y casi a muerte cuando el rival era Bronchales, en ese estadio maracaná de la Peña Juan Pérez, el de las grandes gestas, donde los hoyos, las galerías de los topos, eran una trampa idónea para tropezones y esguinces en tercer grado. Era cuestión de honor.

Cuando elaboraba minuciosas viñetas para inducir a vecinos y forasteros al jocoso espectáculo taurino de mozos y casados durante las fiestas bañados en el impulsivo brebaje del ponche, cuya secuela aleccionaba aguerridos matadores, sin temor alguno, ni al ridículo ni al doloroso puntazo del cabestro.

O cuando coqueteaba con sus atractivos disfrazes. Es ya en esta época cuando Alberto exhibe sus habilidades en la pintura, en el boceto, en la redacción del escarnio y en embozar. Porque Alberto se ha recreado en el disfraz, disfrutando como pez en el agua, bajo cuyo anonimato modifica a su antojo las múltiples siluetas de su personalidad.

Pero al margen de lo festivo, Alberto también se ha sumergido en las turbulentas y poco agradecidas aguas de lo público e institucional. Alcalde y concejal del ayuntamiento de Orihuela del Tremedal, diputado provincial… Pero a su vez ha explorado el ámbito privado como impulsor del club de fútbol la Unión Sport, Delegado de Deportes, miembro fundador de la Asociación de Empresarios Turísticos de la Sierra de Albarracín cuya sólida estructura actual en parte él la forjó, Vicepresidente de Asiader…

Su relación con el CECAL viene de lejos en varios ámbitos con la publicación de artículos y la cesión desinteresada de sus plumillas para algunas publicaciones. Nos encontramos, pues, ante un animador deportivo, ante un agente cultural que todavía pelea por su tierra. Comprometido, responsable y muy importante, dialogante. Por ese motivo la Junta Directiva del CECAL le ha nombrado recientemente, por unanimidad, miembro de su Junta Directiva, porque sabemos que sus aportaciones, por meditadas e innovadoras, serán convenientemente consideradas.

Su obra poética. Densa y polifacética

De lo que menos les voy a hablar es de la senda poética de Alberto. Sencillamente porque no quiero hurgar en terrenos procelosos que no conozco. Eso lo dejo para los especialistas. Quizás sí quiero indicarles que es una pena que desconozcamos la trayectoria, la evolución poética de Alberto. Todos los artistas la tienen, sean pintores, sean literatos, sean herreros por poner un ejemplo.

Hay un intérvalo desmedido entre el Alberto de la adolescencia, del Alberto de la madurez, en cuyo estadio está todavía innovando. Es una pena haber perdido esos eslabones. Siempre los grandes artistas, como es el caso de Alberto, dejan una estela de misterio. Pero le invitaremos a recuperarla. No podemos quedarnos con esa interrogante.

La cordialidad y generosidad de Alberto le han abierto siempre las puertas allá por donde ha peregrinado. Sin querer ha dejado rastro e impregnado un inmenso poso. Y nos complacemos cuando ha penetrado sin repulgo, por méritos propios, en foros de poesía consagrados tanto valencianos:

Colectivo Carpe Diem, Torrent de Paraules, Xirivella Aparaulada,

como turolenses:

La Mina Iluminada de Teruel, La Masadica Roya de Andorra y Asociación Cultural José Antonio Labordeta de Jorcas,

que han fructificado en la edición de varios poemarios personales:

Poesía: Palabras Retorcidas (2011)

Del Amor al Odio en once sílabas (2012)

Y ha participado en obras colectivas como:

Sierra de Albarracín, nuestros establecimientos. El Club Dante y su misión estelar (2010)

Vilapoética (2010)

Poemas de Ciudad Juarez (2012)

……

El tema que ha seleccionado Alberto en el poemario que hoy presentamos es recurrente en la temática de su obra literaria. Ya desgranó la farisea intencionalidad del extremismo religioso de Plácido Miguel en su ensayo: Anales del Tremedal, de revista a pasquín, y se recreó en el horizonte de posibilidades que nos evoca el nombre de Tremedal en un artículo de la revista Rehalda. Así, pues, no se puede entender el mensaje de Alberto sin escudriñar en El Tremedal, en sus Tremedales.

Les dejo con las particulares sensaciones que me ha sugerido el contenido de Tintas y Tintes. Desde el Tremedal, que he plasmado en el prólogo de la obra que hoy se presenta al público:

Proemio: una puerta abierta al corazón

Este puñado de versos que ha elaborado Alberto Villén Pinilla desnuda sin bagaje la personalidad del autor, quien siempre gustó de recrearse en este espinoso lenguaje artístico, en este caso a través de un tema vivido y sentido desde su niñez. El monte del Tremedal le atrapa en una tela de araña de la que difícilmente puede despegarse porque es su fuente de inspiración, donde sus silencios encuentran la expresión precisa y no siempre la respuesta deseada. Y a la vez su refugio preferido donde encuentra el sosiego que hoy necesita su espíritu para seguir respondiendo a sus porqués en su particular lucha personal.

Alberto abandona la visión global de su mensaje, el todo, y desmenuza en una meditada partitura los diferentes sones que le sugiere cada rincón de este entorno mágico, sus diferentes músicas, por simples que se muestren. Mientras, su lenguaje, con diferentes miradas, como un laberinto de contrastes, transmite una sensación profunda de sus sentimientos con una bella envoltura que es la palabra precisa.

Las palabras van acompasadas en sintonía por esa mano sensible que escribe, pinta y conmueve. Los trazos de las imágenes resbalan en armonía siendo fieles al escenario que él describe o imagina. La materia de esos objetos estáticos que el dibuja se pone en movimiento con el aliento que desprenden sus versos, como si un halo de vida les diese.

La propuesta que traslada Alberto al lector no puede ser arrebatada por las prisas. La lectura pausada irá inflando nuestro espíritu, como el aire rellena nuestros pulmones cuando afrontamos los inclinados repechos del Tremedal. Tintas y tintes que bañan el poemario de Alberto con diferentes tonos que se diluyen a través de la pródiga ventana de sus sentimientos. Tintes y tintas según se mire. Una puerta que aunque pueda estar cerrada, siempre se abre al corazón. Así de generoso se nos muestra Alberto, próximo y sin cerrojos, trasparente, de par en par. Hemos descubierto un poeta de nuestra tierra.  Alberto Villén Pinilla.

Juan Manuel Berges Sánchez
Presidente del CECAL
Orihuela del Tremedal, 30 de marzo de 2013

 

Anuncios

Autor: Manuel Matas

Miembro de la Junta Directiva de CECAL

7 pensamientos en “Alberto Villén Pinilla: Una breve semblanza de lo privado y lo público

  1. Y te sigo llorando…. Gracias CECAL, por éste póstumo homenaje. Saludos ….

  2. Inmerso en el dolor por la perdida de mi querido hermano Alberto, intento aliviarme buscando algo positivo y sinceramente me es facil encontrarlo muchas razones. Los cuatro meses que el año 2013 le ha tenido hospitalizado me han servido para , minuto a minuto, saber de su entrereza, su fortaleza, su deseo de seguir adelante, su enorme agradecimiento a los profesionales del hospital y a cuantos , en momentos tan dificilies, nos han acompañado y nos han dado soplos de esperanza. Siempre con una sonrisa, Fue sorteando enormes obstaculos hasta que decidio descansar.
    Gracias en nombre de la familia a Cecal. Gracias Mamel. Gracias a cuantos habeis estado en su camino porque habeis sido parte importante en su deseo de seguir adelante.
    Alberto, hermano, gracias por tu ejemplo. Te queremos.

  3. “Desde el cielo una oración,
    y a la tierra el sol.
    Brilla, brilla como el sol
    y encontrarás el amor”
    ¡Gracias por la luz de tu poesía!

    Olga Perona

  4. Reblogueó esto en Orihuela del Tremedal.

  5. Hola amig@s , hola a tod@s, este es un día triste ya que nos ha dejado Alberto, yo quisiera hacer un pequeño ejercicio de memoria para honrar la figura de esta persona que se nos ha ido, pero que ha dejado su impronta.

    Soy Jorge Alonso, presidente de la Asociación de Empresarios Turísticos de la Sierra de Albarracín, soy el sucesor en el cargo de Alberto Villén y me gustaría decir que gracias a Alberto, la Asociación está donde está, es lo que es, y sigue empujando por el futuro de la Sierra de Albarracín y de los Serranos que habitamos en ella, y porque no , de los que en un futuro la habitarán.

    Alberto Villén, junto con un grupo de personas, constituyó AETSA. Era por el año 1998 y por aquél entonces había un cierto empuje empresarial en la zona, era necesario organizarlo y empezar a trabajar en conjunto, como un todo, esto Alberto lo tenía claro, en numerosas ocasiones tuve el placer de conversar en este sentido, siempre fue un buen maestro y demostraba su afecto y Amor por la Sierra en cada una de sus acciones y palabras.

    Hoy en día, AETSA está representada en la mayoría de organismos oficiales, tenemos varias líneas de formación, estamos integrados a nivel provincial y ese trabajo, y ese posicionamiento se debe en gran medida ,al trabajo de la junta directiva que presidió Alberto Villén.

    Bien es cierto, que hoy en día, la estructura de la Asociación ha cambiado y que no todo el peso de la institución recae en su presidente, hoy en día, somos varias las personas las que colaboramos y se distribuye el trabajo, desde aquí quiero agradecer a todas las personas que siguen trabajando en nuestro futuro, somos la Fuerza de la Sierra, y cada vez seremos más.

    He aquí mi pensamiento, y el de tantos otros Serranos que reconocen un trabajo, una dedicación y un sacrificio, de uno de sus Serranos más Ilustres.

    In memorian Alberto Villén.

  6. Él me enseñó a ser fuerte. A no tener miedo a nada, ni siquiera a la muerte. Compartir algo con Alberto era siempre un reto, por que el le plantaba cara a todo, sin miedo, con ganas. He compartido tantas cosas con el, tantas horas, que seis años parecen toda una vida. Y no se ha ido, no, se ha quedado y se quedara entre nosotros mientras siga siendo parte de nuestra vida. Es imposible que no lo sea. A mi me queda su recuerdo de vida y tantas y tantas letras compartidas. Espero poder compartirlas con todos vosotros en este magnifico proyecto homenaje a Alberto. Que cada lagrima vertida por el sea el reflejo de mi admiración. Nunca me dejó llamarle Maestro, pero me enseñó mucho de la vida, mucho. Mi agradecimiento a quienes le rindáis homenajes, por que su lucha lo merece.
    con cariño
    Puri Martins

  7. Me pareció muy bello y decidí compartirlo con quienes lo extrañamos…

    Cuando Yo Me Vaya – de Carlos Alberto Boaglio

    Cuando yo me vaya, no quiero que llores, quédate en silencio, sin decir palabras, y vive recuerdos, reconforta el alma.

    Cuando yo me duerma, respeta mi sueño, por algo me duermo; por algo me he ido.

    Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada, y casi en el aire, con paso muy fino, búscame en mi casa, búscame en mis libros, búscame en mis cartas, y entre los papeles que he escrito apurado.

    Ponte mis camisas, mi sweater, mi saco y puedes usar todos mis zapatos. Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama, y cuando haga frío, ponte mis bufandas.

    Te puedes comer todo el chocolate y beberte el vino que dejé guardado. Escucha ese tema que a mí me gustaba, usa mi perfume y riega mis plantas.

    Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima, corre hacia el espacio, libera tu alma, palpa la poesía, la música, el canto y deja que el viento juegue con tu cara. Besa bien la tierra, toma toda el agua y aprende el idioma vivo de los pájaros.

    Si me extrañas mucho, disimula el acto, búscame en los niños, el café, la radio y en el sitio ése donde me ocultaba.

    No pronuncies nunca la palabra muerte. A veces es más triste vivir olvidado que morir mil veces y ser recordado.

    Cuando yo me duerma, no me lleves flores a una tumba amarga, grita con la fuerza de toda tu entraña que el mundo está vivo y sigue su marcha.

    La llama encendida no se va a apagar por el simple hecho de que no esté más.

    Los hombres que “viven” no se mueren nunca, se duermen de a ratos, de a ratos pequeños, y el sueño infinito es sólo una excusa.

    Cuando yo me vaya, extiende tu mano, y estarás conmigo sellada en contacto, y aunque no me veas, y aunque no me palpes, sabrás que por siempre estaré a tu lado.

    Entonces, un día, sonriente y vibrante, sabrás que volví para no marcharme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s