CECAL

| Centro de Estudios de la Comunidad de Albarracín

De la cueva el Tejo a la fuente las Estacas

Deja un comentario

Un nuevo artículo de senderismo y naturaleza de Juan Manuel Berges Sánchez sobre un paraje semi desconocido situado entre los municipios de Terriente y Toril y Masegoso que fue publicado en el número 23 de la revista Rehalda del CECAL en el año 2015.

PAISAJES DESCONOCIDOS  DE LA SIERRA DE ALBARRACÍN:

De la cueva el Tejo a la fuente las Estacas

Juan Manuel Berges Sánchez

Este artículo quiero dedicarlo  de forma  muy  especial a Serafín Barrera García (recientemente fallecido) y a su esposa Gregoria Pérez Domingo, vecinos de El Villarejo.
Aquel encuentro casual que tuvimos a mediodía el 4 de octubre de 2013, cobijados en el todoterreno bajo  una  intensa lluvia que nos sirvió de cómplice  para que juntos alargáramos la conversación, me permitió disfrutar no sólo de la humanidad de Serafín sino de los profundos conocimientos ganaderos que atesora.
Él fue quien me enseñó  los encantos del entorno de la Cueva el Tejo.

Hace ya un tiempo, corría el año  2007, publiqué un artículo  en la Red Natural de Aragón (Sierra de Albarracín), bajo el título “De los Chermanetes a la fuente Las Estacas”. La cañada real de la Venta donde puse  de relieve los valores etnográficos, históricos  y paisajísticos  de esta  vía pecuaria. Unos años  después la ruta  que  propongo al lector  se puede considerar una  adenda de la misma.

La superficie  del relieve de la Sierra de Albarracín soporta una  gran  erosión,  sobre todo en terrenos calizos que son más vulnerables a la acción del agua  y del viento. De ello se nos ofreció cumplida cuenta en un excelente monográfico publicado por el CECAL en 2010, que  recopiló  los trabajos impartidos hasta  2007  en Albarracín en los Cursos de Geografía  Física, por  profesores de los Departamentos de Geografía  y Ordenación del Territorio  y de  Ciencias  de  la Tierra de  la universidad de Zaragoza[1].

Dentro de  la red  fluvial de  nuestro territorio  destacan dos  escenarios con  una personalidad propia, más  aún  cuando sólo  podemos disfrutar  del  agreste paisaje que  modelan los ríos que  aquí nacen, en un pequeño recorrido que  se reduce apenas a la zona  de cabecera.

Son de sobra  conocidas la espectacular cascada de Calomarde (Río Blanco) y el impresionante salto del molino  San Pedro  (río Cabriel),  que  además tienen la particularidad de  estar  situados muy  próximos a la red  viaria lo que  facilita su visita al viajero.

En nuestro propósito por desvelar  rincones singulares  desconocidos para  la mayoría del público, le propongo al lector  algunos lugares  que  no  están  situados en los cursos  fluviales. Se localizan  en profundos barrancos que  durante episodios de lluvias y nieves sufren  la acción  erosiva del empuje imparable de las aguas  encajadas a través  de  estrechos barrancos, que  se precipitan en algunos casos  desde varias decenas de metros de altura.  Los iremos  viendo  en sucesivos  episodios.

Se trata  de cascadas que no son permanentes, donde el agua  sólo aflora en época de deshielo, durante un largo período de temporal o cuando cae una  precipitación importante en un reducido espacio  de  tiempo. Por ello hay que  extremar las precauciones en estos  espacios, aun  cuando la lluvia haya  hecho su aparición días o incluso semanas atrás.

Esta red fluvial intermitente se ha encajado en profundos cañones fluviokársticos cuya  base  es muy  resistente y en  algunos de  los casos  se han  creado formaciones de tobas  calizas. Otro  factor  que  ha favorecido estos  saltos son los numerosos sinclinales y plegamientos colgados que  presentan una  cornisa  rocosa  resistente a la erosión,  roquedos, farallones,  lo que  ha originado que  el agua  se haga  paso  a diferentes  niveles de altura.

LA CUEVA EL TEJO

Cueva_de-Tejo_3

Cueva del Tejo | El Villarejo (Terriente)

Está situada  en  un  paraje  inhóspito. El mejor  itinerario  nos  aproxima saliendo desde El Villarejo por el camino que  se dirige a El Navazo.  Unos metros antes  de llegar a esta  cañada en bajada nos desviamos a la derecha hasta  donde muere el camino  unos  cien metros más  delante de  la paridera de Deogracias. Desde  esta  zona ya nos hacemos una idea del esplendor del paisaje que  se nos ofrece.  Se respira todavía el aire puro  de  una  Sierra todavía  virgen.  Nos situamos justo  encima donde confluyen el barranco de Hoyos Quemados y la rambla  del Villarejo.

Desde  esta  posición, en  un  pequeño collado  que  precede al puntal, a nuestra derecha se divisa a lo lejos el corral de la Peguera, situado más arriba  de donde se abrazan el barranco de La Colmena con  el de Hoyos Quemados. Unos metros más abajo  las aguas  tienen que  salvar un desnivel  de más de 30 metros de altura  sobre el firme de una plataforma rocosa,  que a duras penas  ha sido erosionada por el efecto de las aguas  intermitentes.

Para acceder podemos bajar por el lado derecho, que no recomendamos por varias razones:  no  hay senda, presenta un  elevado  desnivel  y además abundan lajas de piedra  sueltas  inestables que  dificultan  la aproximación y se corre  un riesgo  de accidente innecesario. Aunque  antes  de  bajar  desde este  lugar  privilegiado podemos  apreciar  sin premura la correcta localización  de la Cueva el Tejo.

Aconsejamos bajar por el lado izquierdo bordeando el puntal del roquedo donde  enseguida  localizamos  el corral del  Colorado,  así llamado  porque se construyó con  piedra  rojiza. Pegados a las formaciones rocosas,  muy  curiosas  por  los pequeños huecos horadados en la roca  por  efecto  de la erosión,  pasamos al lado  de varios apriscos pastoriles  muy deteriorados hasta  llegar al estrecho que precede al fondo la Cueva El Tejo, tras pasar por medio de los restos de dos corrales adosados, que nos  sirve para  salvar el desnivel  de  la rambla  situada  a nuestra izquierda. Los doscientos  metros que  restan  hasta  el fondo  del barranco son  sinuosos,  salvando pequeños desniveles, subidas  y bajadas sin dificultad  hasta  llegar a la Cueva El Tejo.

Peñasco_Cueva_Tejo

Peñasco de la cueva El Tejo

Su nombre tal vez deriva de la abundancia de tejos en esta  zona  en épocas pasadas.  Llegados a este  punto de llegada  una  charca  precede al corral que  se construyó  debajo del salto, aprovechando la profunda oquedad interior  que  ha originado la erosión  de las aguas  que  se precipitan. Se trata  de dos corrales  (de Desiderio y Ángel Barrera) con  entrada lateral  izquierda que  servían  para  acoger más  de  un centenar de reses. El muro  exterior  es recto,  mide  aprox.  unos  15 metros, con  una profundidad máxima de cinco con  forma  interior  de herradura.

En las paredes de las rocas se aprecian colores ocres y oscuros  producto de la acción erosiva del agua. Al frente  apreciamos otro  aprisco  (de Tomás Barrera) labrado en la roca  en forma  de galería  al lado  de una  pequeña brecha vertical.  Se mantiene el muro  exterior  en forma  de V con  dos ventanales entre  el muro  y el techo. La entrada es lateral,  por su lado derecho.

El muro  es muy elevado  y pronunciado, en talud,  donde la vegetación se ha instalado  por  falta de ramoneo, siendo  muy  penoso su acceso  por  la elevada  inclinación que presenta y porque brotan abundantes plantas con espinos. Es increíble cómo se construyó este aprisco porque apenas da cobijo a una docena de cabras.  Probablemente también tuvo  función  de refugio  para  el pastor.

Al frente  se observa  la verdadera dimensión del salto de agua, que  será todo un espectáculo visual cuando por sus muros  se precipite de forma violenta  el agua  por la cascada vertical provocada por fuertes  lluvias y deshielos. A ambas partes  del salto se sitúan  dos morrones como  testigos de la originaria  formación rocosa.  Se trata de una  extensa toba  que  ha estado sometida a una  constante acción  erosiva del agua, donde se entremezclan raíces, musgos, hiedra  y formaciones arenosas.

Una especie  de chimenea se localiza en el centro, en la parte  inferior, originada por  este  proceso. Los animales  utilizan  la superficie  interior  como  lecho  y refugio porque está  protegida de la caída  del agua. Esta zona  es muy  húmeda por  lo cual los ganados se trasladarían a este  espacio  desde la primavera hasta  el otoño, fundamentalmente el cabrío  porque aquí brotan ramas  y arbustos espinosos con  gran profusión.

DE LA CUEVA EL TEJO A LA FUENTE LAS ESTACAS

Fuente las Estacas

Ya de vuelta podemos apreciar  varios apriscos  pastoriles  localizados  a la margen derecha del barranco adosados sobre  la base  de  los salientes  rocosos.  Una vez llegados donde convergen los dos barrancos podemos girar a la derecha en dirección al río Cabriel siguiendo la rambla  del Villarejo. Podemos ir por el cauce  rambla  abajo donde estaremos sometidos a la incomodidad de una abundante vegetación: espinos,  sargas,  zarzas, endrinos, escalambrujos… donde también abunda la ajedrea, el cantueso y el majuelo. O bien  con sumo  cuidado a media  ladera  donde localizamos  dos  interesantes apriscos.  Al frente  se aprecia  la majestuosidad de la inmensa mole  de Peña Blanca.

Otra  opción es seguir  el barranco del Villarejo en dirección contraria. Atravesaremos  una zona que  en su día estaba aterrazada para proteger los cultivos, con tramos  que  aún  conservan el trazado de  la calzada  de  piedra  y con  muros  bien  dispuestos a lo largo del cauce  aprovechando los espacios  laterales que dejan  libres los meandros del riachuelo, donde aún  se aprecian abundantes árboles  frutales  en dirección  a la fuente las Estacas.

En la confluencia del arroyo  que  baja  de  la Portera del Agua con  el barranco se localizan  varias cerradas, una  de ellas muy  interesante, la cerrada del tío Cristino de La Canaleja. Tiene forma de triángulo irregular y está protegida por un muro  de piedra de más de metro y medio de altura.  Aquí se cultivan  patatas, verduras  y en un rincón  en  su parte  inferior hay árboles  frutales.  El agua  de  riego  entra  a través  de una  tajadera, donde está  dispuesto una  especie  de  gayolo  de  uso  múltiple:  para guardar enseres, refugio,  puesto de vigilancia y caza…

101551

Una  vez  pasado el barranco del  Horcajo,  en  un  serpenteante recodo del  riachuelo  se distinguen sobre  la base  de las cornisas  de los roquedos interesantes corrales de ganado individuales  (del tío Rubito, del tío Celestino, del tío Marcelo)  muy similares  todos en  su estructura (entrada lateral  y tres  muros  de  piedra  exteriores formando un rectángulo aprovechando la pared del roquedo como  muro  interior). Uno de ellos, el del tío Quico  García, cierra de forma  inteligente con su muro  exterior la oquedad de un saliente  rocoso  y el espacio  entre  el muro  y la roca  sirve de portera de entrada. Esta zona  se denomina Las Covatillas.

Alcanzamos  más adelante Las Corralizas donde confluye  el agua  de Cañada Martínez, del Prado de San Juan y de la fuente del Obispo. Se trata  de pequeñas cerradas con  muros  de piedra  poco  elevados  que  se cultivaban y servían  para  que  el ganado  pastorease el forraje.  A los lados  de  la rambla  se conservan buenos muros  que impiden la acción  erosiva de las avenidas  por el barranco.

Es una  buena zona  para  descansar al lado  de  sus choperas. A partir  de  aquí  el horizonte  se despeja,  aparecen espacios  más  amplios,  sembrados, atravesamos el camino que  une  El Villarejo  con Masegoso y a través de la senda  que  nos aproxima a la fuente  las Estacas, nuestro lugar  de  destino, pasamos por  Las Cuevas, un  conjunto  interesante de  apriscos  adosados protegidos del  viento  del  norte  por  la espalda  del roquedo de la margen izquierda.

La Sierra de Albarracín todavía  nos depara afortunadamente paraísos  por descubrir. El itinerario  que  enlaza  la fuente de Las Estacas y la Cueva el Tejo o viceversa es uno  de  ellos. Sin duda les sorprenderá. No lo duden. Eso sí, extremen las precauciones  y saboreen un paisaje virgen  y desconocido.

UNA PROPUESTA

Desde  el CECAL vamos  a proponer a la Comarca de la Sierra de Albarracín que se habilite  esta  ruta  por  los múltiples  atractivos que  ofrece.  Nos depara un paisaje humanizado, donde todavía  no se aprecia  una  intervención irracional  de sus aprovechamientos agrícolas.  Ha sido  ingente el trabajo desarrollado a lo largo  de  los tiempos para  transformar en  fértiles cultivos  agrícolas  el reducido espacio  que  se dispone al lado  de  las pequeñas corrientes de  agua  que  por  aquí  discurren. Terrazas, muros  de contención, sendas  habilitadas como  calzadas  de piedra…

101615La vegetación es singular  por  el aporte permanente de  humedad y por  la diferencia  de  temperatura que  existe  entre  la parte  baja  y las cejas que  presentan en ocasiones un desnivel  próximo a los doscientos metros. La orografía  es agreste por el intenso proceso erosivo al que  se han  sometido las entalladuras del fondo  de los barrancos. Además  se conservan interesantes elementos de etnografía pastoril  que nos  ayudan a comprender las interrogantes que  plantea el minifundismo pastoril. Plantas  de  porte arbóreo y arbustivo se conjugan a diferentes niveles y la primera impresión de la Cueva el Tejo al menos a mí todavía  no deja de sorprenderme.

Todos los ingredientes se conjugan en este  itinerario:  turismo  cultural,  senderismo puro,  turismo  activo, para  proponer una ruta turística  atractiva  que  añadir  a las iniciativas que  recientemente se han  hecho realidad  (los estrechos del rio Blanco en Calomarde y las rutas  circulares  de senderos en El Vallecillo).  Os propondremos en capítulos sucesivos otras más. Porque, seamos humildes, no conocemos en profundidad  las entrañas de nuestra Sierra de Albarracín.

101648

[1] Las formas del relieve de la Sierra de Albarracín, (José Luis Peña  Monné, Miguel  Sánchez  Fabre y María Victoria Lozano Tena, coordinadores), CECAL, colección Estudios, 7, (Teruel, 2010).

DESCARGAR ARTÍCULO REHALDA

Paisajes desconocidos de la Sierra de Albarracín: de la cueva el Tejo a la fuente las Estacas (Acrobat pdf.)

IMÁGENES DEL ARTÍCULO

 

Autor: Manuel Matas

Miembro de la Junta Directiva de CECAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s